Quedarse en Casa: El Teletrabajo como Oportunidad

Si nuestro destino de Segunda Actividad está, o debe estar, fuera de la Policía; en ese caso, en un Estado de Alarma por este tipo de Pandemia debemos quedarnos en casa.

Pero desde casa se puede Teletrabajar, que es una forma de trabajo que parece que se ha descubierto ahora, pero que ya era una buena alternativa, aunque inexplorada, para un destino de Segunda Actividad.

Como además de «descubrirse» el Teletrabajo, ahora hay normas y políticas que lo priorizan, facilitan y fomentan; es una buena oportunidad para evidenciar el potencial que tenemos para desarrollar teletrabajos compatibles con nuestra capacidad residual, y que al mismo tiempo aporten valor en la situación actual.

Si estás en casa por que te han jubilado forzosa e ilegalmente, tienes una oportunidad de teletrabajar sí o sí.

Simplemente hazlo, como voluntario para una ONG, o directamente como persona física que se considera agraviado, y que legal y moralmente se sigue sintiendo un funcionario al que se le debería reconocer en una situación administrativa especial con un destino, trabajo, o actividad especial.

Si te han privado de tu trabajo «de facto», ilegalmente, contra legem, inmoral e hipócritamente; tú puedes también trabajar «de facto», con la legitimidad que te da tener la ley, el derecho, la razón y la moral de tu parte.

Puedes fichar a tu manera tu entrada y salida, dedicar las horas que estimes oportuno, cuándo te venga bien, e informar a tu manera de las tareas y progresos que vas haciendo.

Luego, los servicios prestados y sus correspondientes retribuciones, los incorporas de alguna manera a tus demandas en vías administrativas y judiciales.

No importa si no consigues que te lo terminen reconociendo, si has elegido bien tu «destino» o «teletrabajo», te lo pueden reconocer de alguna manera otros políticos, funcionarios o ciudadanos, o tu familia, o simplemente te realizas tú mismo, ayudando y aportando valor en tiempos de Alarma y Pandemia.